ACTRIZ - Maria Eugenia Davila.

.
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

MARIA EUGENIA LA DIVA DE LOS 70 Y 80.
-
Con sus actuaciones ha subyugado a todos los colombianos; ha sido una de las actrices mejores y mas bellas de la television colombiana; se la recuerda desde su actuacion como Manuelita Saenz, la libertadora del Libertador.


Yo nací en el teatro, durmiendo en los camerinos y viendo tras bambalinas a mi madre. Trabajé con ella por primera vez en mi vida, diciendo una frase en la obra Genoveva de Brabante . En casa yo actuaba ante un espejo, lloraba con mis muñecas y repetía el drama de las esposas abandonadas. Nunca quise ser una actriz, simplemente lo era".


Así comenzó su carrera, a los tres años. A los seis, Pepe Montoya la escogió para interpretar al Niño Jesús, personaje que la marcó como actriz y como persona, al hacerle entender que su vida era la actuación. La suerte estaba echada. Y lo supo cuando Vera Quintana, director de televisión, la llamó para que representara un conejo en un programa infantil. El día de la grabación la protagonista no apareció, y María Eugenia -que a pesar de su corta edad y de haber realizado solo dos personajes se consideraba una actriz- asumió la responsabilidad de protagonizar, con toda la suficiencia y la precocidad de sus siete años. Nada raro para una niña que desde siempre vivió en el mundo de las tablas, se sintió actriz de nacimiento y asumió ese rol con naturalidad y seriedad. "Ver roto el matrimonio de mi mamá fue, lógicamente, una situación muy difícil. La figura paterna hace mucha falta en una familia. Tal vez por eso siempre fui una niña muy tímida. Me gustaba vestir de negro y siempre ocultaba mis orejas porque me parecían muy grandes, así que me peinaba con una moña. A los doce años era muy seria para mi edad, era una niña bastante extraña. Ya había hecho varios personajes al lado de Alicia del Carpio, en Gente menuda y Claudia y sus fantasmas. Yo era Claudia, la niña que había creado un fantasma y hablaba con él. En esa época ya me reconocían en el medio, además me daban permiso para que actuara y estudiara, lo cual me llenó de felicidad".


PARTICULARIDADES DE UNA DIVA


María Eugenia es en la actualidad una mujer reposada y tranquila. Su rostro conserva la belleza de muñeca importada que la hizo ser la mujer más deseada y envidiada de la farándula. Responde a cada pregunta, no se impacienta, desentraña en cada frase uno de sus recuerdos, mira fijamente al horizonte, le brillan sus ojos verdes. Luego enciende su segundo cigarrillo mentolado, se acomoda nuevamente sobre el sillón y admite: "Yo soy actriz empírica y mujer autodidacta. Durante los comienzos de mi carrera me daban permiso para hacer la primaria y prepararme en radio y televisión. Luego me tocó estudiar con maestras particulares porque el trabajo aumentó y no me quedaba tiempo". A los trece años empezó a hacer teleteatros con el que ella considera su único maestro en la actuación, Bernardo Romero Lozano. Pero siguió en los montajes de cuentos infantiles, con Vera Quintana y Miguel Ayuso. Su primer teleteatro fue Yerma, de García Lorca. Un año más tarde, en 1965, interpretó a Adela en La casa de Bérnarda Alba, trabajo que le dejó su primer premio, un Nemqueteba de Oro.


Era la época de Rojas Pinilla, cuando los actores recibían su pago sólo seis meses después de realizado su trabajo, cuando la televisión era manejada en su totalidad por el Estado y no por los rating de Nielsen, porque había muy pocos televisores. De ese periodo recuerda obras como Metamorfosis de Kafka, Lo gue no fue de Somersten Maugham, Picnic, Delito en la isla de las cabras y muchas obras que develaron y moldearon su sensibilidad de artista.


En 1967 se vinculó con Esteban Pools, en una compañía de teatro que tuvo por sede el Teatro Colón y que luego hizo una gira por Centroamérica, con varias obra que al final resultaron un fracaso.


LA ESPONTANEIDAD DEL DRAMA


Tal vez, la mejor actriz que ha tenido la television colombiana ."Siempre fui muy natural y espontánea pare actuar. Y era dramática. Mis primeras lecturas fueron de Jean Paul Sartre y Camus. No sé como podía entender lecturas tan difíciles de digerir, esas teorías tan negativas sobre la existencia y que son motor de la angustia existencial. El primer libro que leí fue La plenitud de la vida de Sartre y el segundo Gente de Dublín de James Joyce, otro autor tan controvertido y prohibido como el mismo Barba Jacob aquí en Colombia". El motivo que la impulsó a leer este tipo de autores fue definitivamente la soledad, su introspección, su precocidad, las huellas de una infancia que fue un poco melancólica, aunque la vivió intensamente al lado de su madre, su gran amor. Sin embargo, su devoción por esa literatura, tuvo su recompensa al ganar el segundo Nemqueteba de Oro, como mejor actriz, por su trabajo en una obra de Sartre, A puerta cerrada.


Como parte de su preparación actoral siempre se preocupó por estudiar y ver las producciones de grandes directores como Vitorio de Sica, Antonioni y Bergman. También se interesó por el cine polaco, el teatro ruso a incluso el teatro cómico. Además escuchaba la música de Areta Franklin, Ella Fitzgerald, jazz, soul y música de negros'. "Nunca fui una fanática de los Beatles, a pesar de que para esa época tenía quince años y ellos estaban en todo su furor. Ahora que soy mayor los admiro, pero para mí los sesenta pasaron un poco desapercibidos. En cambio los setenta los viví intensamente". Todos estos son los ingredientes que hicieron de María Eugenia una actriz triunfadora, aceptada en México, donde a los 19 años hizo una serie llamada Miércoles de amor, al lado de Miguel Palmer. Allí también actuó en novelas, comedias y tres películas de cine.


REGRESO Y ACTUALIDAD


Tras su regreso a Colombia su primer trabajo, en el 72, fue María. Luego vinieron Manuelita Sáenz, Hato Canaguay, La mala hierba, El bazar de los idiotas, Teatro Popular Caracol, Pero sigo siendo el rey, Marina de noche y Quieta Margarita, entre otras.Estos trabajos le han valido el reconocimiento del público y de la crítica, y varios premios como mejor actriz: Antena de la Consagración en 1977, dos Simón Bolívar, dos India Catalina, uno del Festival de Cine de Bogotá y varios otorgados por periódicos y programas de televisión. Con semejante éxito profesional, su única frustración es no poder cantar profesionalmente, pues siempre quiso grabar un disco o cantar en alguna producción musical. "Yo cantaba muy bien, ahora no tanto, pero recuerdo que llegaba a tonos muy altos y, bueno... nunca tuve la oportunidad, además en esa época no podía cantar por que era actriz y no cantante. Yo nací actriz pero a los siete años quería ser cantante, o cantante actriz, porque sabía que los actores norteamericanos cantaban, actuaban y bailaban". Entonces, se deja atrapar de nuevo por la nostalgia y, mientras vuelve a fumar, hace un inventario: "Todo lo que me ha sucedido fue tan repentino que muchas veces no valoré lo que poseía. Pude lograr una proyección internacional si hubiera estado más atenta. He dado y he suscitado muchos sentimientos y a través de mi actuación los he proyectado hacia el público. En la vida no se necesita demasiado, ya no quiero tener demasiado. Cuando uno llega allí, se pierde más de los que se gana". Sin lamentos por el pasado, prefiere pensar en lo que viene: "Siento que voy a terminar dedicada al teatro, es algo que necesito para nutrirme, física y espiritualmente. En algún momento podré estar en un festival internacional de teatro. Aún ahora estoy estudiando para estar al día en muchas cosas. Todavía aspiro a internacionalizarme. Tengo mucho por hacer y mi madurez me permite hacer cosas que antes no podía. Busco un nuevo lugar dentro de la actuación en el país, y no puedo hablar de retiro en este momento porque amo mucho la actuación, como la vida misma".
-
Tomado de la Revista TV y Novelas No.065, 12 de abril de 1993
-
Fue diva en su epoca con personajes inolvidables: La Maria, Destino la ciudad, Pero sigo siendo el rey, Señora Isabel,El Bazar de los Idiotas, La Abuela, Alma fuerte, .


María Eugenia viene de familia de artistas. Nacida en Medellín, un 9 de mayo de 1949, sus abuelos tuvieron un grupo teatral, Compañía Cardona, que entre 1988 y 1935 recorrió la Gran Antioquia. Con su abuela, `Mamá' Rosa y su madre Lila vio la primera transmisión de TV, el 13 de junio de 1954. Se le hincha el pecho de gozo al recordar que, en la casa con árboles de granadas, al ver las imágenes, pensó que quería estar allí. Hizo todo por convertir su sueño en realidad. Fue a la Capital y en 1959, con 10 años, le dieron un papelito en la primera telenovela colombiana: El 0597 está ocupado. Vivió en México, hizo cine y lo tuvo todo. "Quería ser como Elizabeth Taylor". Y fue nuestra más cercana versión de la Taylor. Amor ciego, María, La mala yerba, El bazar de los idiotas, Pero sigo siendo el rey... El de Señora Isabel fue su último papel importante. Hoy María Eugenia se esconde, le huye a los espejos y simplemente quiere refugiarse en su casa, con la ilusión de tener una pensión que no la obligue a pedirles dinero a sus conocidos y que le permita disfrutar de sus recuerdos de gloria con una sonrisa. "No quiero volver a actuar". Tomado del periódico El Tiempo, 7 de junio de 2004.


Hace casi un año (1999) que la actriz no aparece en televisión ni se le ve en eventos sociales, y sus admiradores ya empiezan a extrañarla. Tv y novelas la encontró y habló con ella de su difícil situación actual y sus deseos de regresar a la actuación. Después de estar en la cima de la fama y el éxito, María Eugenia Dávila vive ahora casi de incógnito, rodeada de sus libros, sus trofeos, sus recuerdos, el cariño de la gente y las ansias de volver a trabajar. Fue durante tres décadas la estrella de los dramatizados nacionales porque tenía dos cualidades, escasas en su momento: belleza y talento. Por ello se convirtió en la preferida de directores de la talla de Jorge Alí Triana, Bernardo Romero Lozano y David Stivel, entre otros, y protagonizó exitosas producciones como Manuela, Hato Canaguay, La mala hierba, Pero sigo siendo el rey, El bazar de los idiotas, Quieta Margarita, El buen salvaje, María, Hojas al viento, El diario de una enfermera, Castigo divino y más recientemente Señora Isabel. Fue una época de fama, éxito y bonanza económica, de reconocimiento público, de premios y trofeos. Hoy, el panorama es diferente y María Eugenia espera, como si fuera una principiante y no la primera actriz que es, una oportunidad para volver a actuar, pues la última vez que lo hizo fue en Rosas a! atardecer. Tomado de la Revista TV y Novelas, No. 240, mayo 10 de 1999 Una de las mejores actrices del medio colombiano .


MARÍA EUGENIA DAVILA Tenía solo 10 años cuanto le dieron su primer personaje en la TV, en 0597 está ocupado, en 1959. Viene de familia de artistas, sus abuelos tuvieron, entre 1988 y 1935, una compañía teatral que recorría la Gran Antioquia. Su mamá, Lila, fue una famosa actriz teatral. Durante años, por su belleza y su calidad, fue la diva por excelencia de la actuación. María, Manuelita Sáenz, la Chavela Vargas de Pero sigo siendo el rey y María Consuelo, de Señora Isabel son algunos de sus mejores Notorio su parecido con Silvia Kristel .
-
Tomado del periódico El Tiempo, 11 de junio de 2004
Foto: Mauricio Ramirez. 2005.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

SENORES.UN LLAMADO DE ATENCION.
COLEGAS DE MARIA EUGENIA DAVILA.QUE PASA QUE LA DEJARON SOLA.AYUDENLA AHORA QUE ESTA VIVA NO ESPEREN QUE YA NO ESTE PARA HASERLE HOMENAJES.COMO SIEMPRE.
CRACIAS

Anónimo dijo...

SENORES.
CHAKIRA. Y JUANES.SOLO SE LES OYE DESIR DE LAS AYUDAS EN OTROS PAISES AYUDEN SU GENTE PERO QUE SEA VERDAD.AQUI TENEMOS UNA URGENCIA CON MARIA EUGENIA DAVILA.GRACIAS

Alfredo Laverde Ospina dijo...

Siempre he sido un admirador incondicional de los trabajo de María Eugenia. Es una lástima que por falta de apoyo se pierda un talento como el de ella. Entiendo que ha sido una vida llena de contratiempos y que a veces ha sido difícil trabajar con ella; sin embargo, ¿será que existe (o queda vivo) alguien que pueda dar más que ella? Pienso que el problema ha sido incomprensión. Me gustaría decirle a María Eugenia que siempre la he admirado y que ojalá algún dia pueda conocerla.
No te hemos olvidado, sabemos que has pasado por momentos difíciles y que tal ves, la distancia en el trabajo te ha generado más inseguridades.Un beso muy grande!!!!!

Anónimo dijo...

MARIA EUGENIA SIEMPRE TE HE ADMIRADO LAS TELENOVELAS DONDE ACTUASTE FUERON LAS MEJORES TE QUIERO MUCHO


Ir a página principal