ACTOR, DIRECTOR Y DRAMATURGO - Jorge plata.

.
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks

Profesor de Lectura e Historia del Teatro. Filosofo, Universidad de los Andes. Fundador del Teatro Libre, del que es actor, director y dramaturgo. Ha escrito varias obras y adaptado piezas de Shakespeare, Esquilo, Molière, entre otros. Profesor visitante en Middlebury College (USA).


También en la Luna puede hallarse la historia de la Tierra
El rey Lear
Macbeth
William Shakespeare Traducciones de Jorge Plata, El Áncora Editores, Bogotá, 1988, 115 Y 142 páginas respectivamente.


Las capacidades dramatúrgicas de Jorge Plata, director, actor y autor de por lo menos dos obras de teatro ya vistas, Episodios comuneros y Un muro en el jardín, piezas representa das por el Teatro Libre de Bogotá con muy buena acogida no sólo en Colombia sino también en el exterior, se revelan nuevamente en estas excelentes traducciones de dos de las obras claves de la producción de William Shakespearé, pertenecientes a la etapa que Arnold Hauser califica de "período trágico" en este autor. A muchos puede haber sorprendido que Jorge Plata, con demostrado talento para escribir piezas en forma autónoma, haya resuelto esta vez traducir a un autor ya tan ampliamente divulgado en todos los idiomas del mundo; pero es muy posible, casi cierto, que el dramaturgo Jorge Plata no sólo haya estado buscando en Shakespeare su propia identidad, asimilar las condiciones mismas de la creación teatral y la técnica dramatúrgica propia de un gran creador, sino incluso responder a la necesidad, vivamente sentida ahora, de los grupos escénicos y del propio público teatral en general, por pulir una escritura muy endeble frente a los grandes logros técnicos y actorales que ya ha alcanzado el teatro colombiano. De manera que pasar por esta escuela shakespereana no podía traer más que grandes beneficios a todos, siempre y cuando ella fuera abordada con la seriedad y profundidad que Jorge Plata demostró en
estas traducciones. El, en efecto, y el Teatro Libre de Bogotá, nos estarían indicando, a su modo, lo mismo que señalan los astrofísicos contemporáneos en esta época interplanetaria: así como la verdad de la Tierra puede hallarse escrita en la Luna, siempre y cuando sepamos leer, lo que Colombia está buscando con su teatro podría muy bien estar escrito en Shakespeare y en un país tan alejado de nosotros como la Inglaterra de Isabel I.

Pero en este traductor-autor existían razones menos sobreentendidas para trabajar sobre Shakespeare, como manifiesta claramente en el ilustrativo prólogo de El rey Lear:

La obra fue escrita por un hombre de teatro para ser representada [ ... ] en un escenario concreto, por un grupo de actores definido. Obra y público concordaban con el contexto social y cultural. Pero nosotros vivimos en otro tiempo y en otro mundo. Como hombres de teatro, teníamos que colocarnos en la misma actitud de Shakespeare-escritor-para-la escena, de Shakespeare-actor, de Shakespeare productor de espectáculos.

Jorge Plata se hallaba, pues, en situación ideal, porque conoce los diversos oficios del hombre de teatro total, para poder sentirse calificado al realizar estas difíciles traducciones, lo que, evidentemente, demostró con buenos resultados. En una situación, en efecto, en la que se habría podido esperar, como en tantos otros casos de "adaptaciones" colombianas de Shakespeare u otros clásicos, que la versión se hiciera en forma algo simplista, politizante, con "mensaje", tal vez polarizada en personajes "buenos" y "malos" para obtener ciertos fines discutibles, Jorge Plata nos entrega, afortunadamente, un Shakespeare finamente traducido, en forma muy fiel al texto original, en el que trata de recuperar, incluso, las cadencias del verso en una métrica propicia al español, o los cambios a la prosa que el autor inglés concibió con objetivos dramatúrgicos muy concretos que el traductor no quiso traicionar, preservando, así, no sólo el inmenso contenido humano y multifacético de estas obras, sino la textura misma del idioma, en un lenguaje más cercano para el auditorio colombiano.

FERNANDO GONZÁLEZ CAJIAO
Fuentes:
http://www.teatrolibre.com/escuela_profesores.html
http://www.lablaa.org/blaavirtual/publicacionesbanrep/boletin/boleti3/boldiescisiocho/boldiescisiocho19.htm
http://www.colarte.com/colarte/titulo.asp?idtitulo=1155&iconografia=true
Fotos:
Archivo Teatro Libre.
Archivo Teorema, 1981.

2 comentarios:

Adela_ida_corre dijo...

Gracias John, este blog cada vez me gusta más

BITÁCORA TEATRAL COLOMBIA dijo...

Hey Adelaida... ni más faltaba!!! A mi personalmente me divirte hacerlo, bueno... y espero que sigas siendo fiel lectora.

ABRAZOS Y SUERTE EN TODOS TUS PROYECTOS!!!


Ir a página principal