ENSAYO - Los cambios en la dramaturgia y la sociedad. Por Rodolfo Bonaci.

.
  • Agregar a Technorati
  • Agregar a Del.icio.us
  • Agregar a DiggIt!
  • Agregar a Yahoo!
  • Agregar a Google
  • Agregar a Meneame
  • Agregar a Furl
  • Agregar a Reddit
  • Agregar a Magnolia
  • Agregar a Blinklist
  • Agregar a Blogmarks


El teatro como elemento de expresión de la realidad del ser humano no escapa de los cambios que se dan en la sociedad, por el contrario los reafirma y es en la dramaturgia por lo general que se evidencian dichos cambios.
-
A pesar de que en el siglo XX la dramaturgia pierde un poco esa importancia dentro del arte escénico siendo desplazado por la puesta en escena y la experimentación actoral y grupal, supo mantener un contacto con su materia prima, la sociedad, la cual ha desarrollado en el siglo anterior nuevas e interesantes “formas de ser” motivado a los cambios de pensamientos y eso que llamamos “Política”.
-
Pero hablar hoy en día de dramaturgia, nos permite analizar que nuevamente los autores teatrales toman rienda del acontecer escénico. Se observan nuevos intentos por crear algo novedoso, nuevas estrategias discursivas se asoman para crear un teatro que pasaría de ser un teatro con mucha carga destinada a la política y llegar a una dramaturgia destinada a tratar lo político de cada sociedad, de cada ser… eso que mueve las emociones particulares de cada quien. No es un teatro que analiza las motivaciones psicológicas que cada personaje pueda tener como en el realismo psicológico, más bien es un teatro que busca mostrar en que condiciones se producen las reacciones humanas… esas pequeñas luchas internas que conforman lo que Dubatti menciona como “Micropolíticas”. Tal como se muestra en “NADAR PERRITO” de Reto Finger hasta en lo más sencillo de nuestro día a día está presente algún fenómeno de la micropolítica o algún hecho que motive la lucha de personas, por ejemplo una relación de pareja, un matrimonio con ciertos problemas.<

Otro aspecto interesante de ésta dramaturgia naciente es el de la visión que presentan los dramaturgos actuales. Se nota por ejemplo, que ya no se tiene preocupación alguna por la relación de tiempo y espacio dentro de la obra. Se rompe entonces con las convenciones que durante muchos años reinaron en la lógica de una obra teatral y a su vez, se muestra como un reto para el montaje abriendo posibilidades creativas indiscutibles para los representantes escénicos. Éste elemento discursivo se evidencia claramente en las obras del inglés Steven Berkoff. En “HUNDAN EL BELGANO” por ejemplo, él sugiere una puesta en escena poco convencional, con la disposición de Áreas de representación que definen lugares distintos de una ubicación que además son representadas en momentos de tiempos distintos rompiendo con esto el orden cronológico al que estábamos acostumbrados en obras clásicas. Pero Berkoff sugiere un cambio aún más radical y novedoso en su obra “LA SECRETA VIDA AMOROSA DE OFELIA” en donde hace una especie de “entretelón” sobre la obra clásica de shakespiere, “HAMLET”, donde pareciera que le agregara escenas perdidas a la obra original, con un cierto toque erótico, que obliga a re-pensar la razón de la muerte de Ofelia. Berkoff trae entonces los posibles problemas micropolíticos que pudieran haberse presentado en la relación de Hamlet y Ofelia. Pero dramatúrgicamente va más allá del hecho de la redimensión de una obra clásica y de lo político… ésta obra se muestra sólo con los personajes de Hamlet y Ofelia que de alguna manera expresada por el autor solo leen sus cartas, no hay acotación alguna de puesta en escena, solo se sugiere al final que uno de los personajes, Ofelia, ya no está en su puesto… sin lugar a dudas, éste tipo de dramaturgia moderna obliga a las nuevas generaciones teatrales a buscar novedades, a experimentar, a demostrar lo que siempre ha sido el teatro, una fórmula: Sociedad = Teatro… Cambios en la sociedad = Cambios en el teatro y viceversa.


Ir a página principal